AUTISMO – INFORME

484646_514875288552044_973946564_n

 

“El momento es crítico en todos los casos relacionados con la aparición repentina / gradual de trastorno del espectro autista.

1. Un recién nacido carece de suficiente protección para protegerse contra el daño prematuro de la barrera de la sangre ( mecanismo fisiológico que altera la permeabilidad de los capilares cerebrales de manera que se impide que algunas sustancias, tales como ciertos fármacos, puedan entrar en el tejido cerebral, mientras que a otras sustancias se les permite entrar libremente ) en el cerebro. Una barrera sangre-cerebro del bebé toma no menos de 7 meses en el útero (últimas etapas del tercer trimestre) para establecer su escudo de protección primaria – de modo que, sin terminar ese área vital es todavía totalmente crudo y vulnerable a la toxicidad del tipo de vacuna.
2. La capa de mielina, la (eléctrica) aisladora de las células del cerebro, ( ‘ la vaina protectora alrededor de los axones ‘ … ‘ Una fibra larga de una célula nerviosa / neurona que actúa un poco como un cable de fibra óptica que lleva los mensajes salientes / eferentes en el sistema nervioso . ‘), una carcasa o aislante que protege las células y las meninges básicas del bebé (‘ 3 capas de tejido protector llamado la duramadre, aracnoides y piamadre que rodean el tubo neural … parte no apareado axial del sistema nervioso central ‘) son también un tanto subdesarrolladas en esta etapa. De hecho, un bebé se somete a la formación de mielina continua después del nacimiento . Del mismo modo, las Meninges que están diseñadas para aislar el cerebro y la médula espinal de lesión, a pesar de la barrera acumulativa de toxicidad sinérgica asociado en principio a vacunas infantiles. ” Probablemente no hay ningún campo en la embriología que haya sido menos explorado en lo relativo a las meninges .” No hay ningún umbral seguro para cualquier tipo de vacuna, en absoluto.
La hoja de ruta que conduce a la mayoría (si no todos) al deterioro neurológico (/ neuronas muertas retraso motor) y trastornos del desarrollo neurológico, incluyendo el autismo, se remonta a las primeras vacunas administradas a bebés (principalmente la hepatitis B, la vacuna DTaP, PCV, RV, HIB, IPV, MMR); un cóctel mortal de varios ingredientes (toxicidad sinérgica) -“

FUENTE

Vaccine Resistance Movement

Traduce y adapta

Georgina Gallotti Talavera

Anuncios